fbpx

En la tarde de ayer integrantes de la Comisión Directiva de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos se reunieron con propietarios de salones de fiestas y eventos, asociados a la entidad.

Desde hace más de un año y medio que los salones de eventos se encuentran cerrados y sin poder trabajar.

Las medidas tomadas abruptamente como respuesta a la pandemia declarada, dejaron varios eventos preparados y listos para celebrar pero que no pudieron concretarse. Sueños de meses de preparación se congelaron en el tiempo, otros directamente se vieron desintegrados ante los constantes alargues de las restricciones; las ilusiones de los festejados, de los invitados y de los realizadores de eventos, se vieron truncadas y destruidas; el aumento de precios, en absolutamente todo, acorraló a más de uno, llevándolos ante la inevitable necesidad de tener que cancelar provocando el cierre de varios salones de eventos, lo que generó que miles de personas se quedaran sin trabajo.

En la ciudad, una fiesta para 100 participantes requería el trabajo de más de 40 personas, entre cocineros, ayudantes de cocinas, bacheros, parrilleros, mozos, seguridad, limpieza, barman, etc. De más está contar también, con todos aquellos trabajadores que forman parte de los eventos desde una distancia no tan lejana: organizadores de eventos, decoradores, florerías; DJ (sonido e iluminación), bandas musicales, batucadas; fotógrafos y filmadores; reposterías, preparadores de candy bar; proveedores de mercadería, descartables, hielo y bebidas; regalerías, tiendas de cotillón y de ropa, alquileres de trajes y vestidos, modistas; peluquerías y maquilladores; lavaderos de manteles; fletes; remiseros; hoteles y muchos más.

Hoy, con la vacuna en mano, la población se encuentra protegida y con la esperanza de volver a sus vidas lo más normal que se pueda. Por ello mismo es importante que se comience a permitir la realización de fiestas en salones preparados con los protocolos correspondientes, respetando la nueva modalidad que exige la situación, para continuar cuidándonos entre todos y comenzar a respirar un poco de felicidad.

Hay ciudades que han habilitado los eventos en lugares abiertos y con cierta cantidad de personas. Existen compromisos de más de dos años que hay que cumplir y la posibilidad está al alcance de la mano, solo falta decisión por parte de las autoridades competentes.

Desde la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos se trabajó en un protocolo para eventos, que será presentado en la Municipalidad en los próximos días.

La necesidad y la urgencia por volver a trabajar, no pueden esperar más. Es imprescindible retomar la actividad con las condiciones adecuadas a partir de septiembre. La situación no puede continuar extendiéndose. Cuidar del trabajo también es cuidar de la salud.